¿Qué Opiniones Tenemos de los Purificadores de Aire?

Los purificadores de aire se están convirtiendo en un aliado cada vez más conocido en el hogar de muchas familias a medida que se descubren los beneficios que pueden proporcionar para la salud. Pero ¿qué opiniones tenemos?, ¿son buenos o malos? En este artículo, te vamos a dar toda la información que necesitas para saberlo.

Hace mucho tiempo que los purificadores de aire dejaron de ser un elemento novedoso que sólo usaban personas alérgicas, con fobias a gérmenes o enfermedades crónicas.

Actualmente, la gran mayoría de personas son cada vez más conscientes de que la presencia de contaminantes en el hogar pueden causar problemas severos de salud. Sin embargo, existe mucha controversia a la hora de decidir si es realmente útil y necesario para personas que no tienen una patología.

En Europa aún dudamos sobre su utilidad, pero si nos fijamos en Asia y otros lugares del mundo, estos aparatos que filtran el aire son cada vez más usados en el hogar.

La gran pregunta es ¿debería comprar uno? Para aclararnos un poco más, y lograr tener nuestro propio criterio, vamos a ir resolviendo preguntas frecuentes, y de esta manera los iremos analizando en profundidad.

¿Qué es un purificador de aire?

Es un dispositivo que elimina los elementos contaminantes y tóxicos en el aire como: humo, pelos, polvo, polen, gérmenes, bacterias, etc., de cualquier espacio cerrado, mediante diversos sistemas de filtrado.

¿Para que sirve un purificador de aire?

El tiempo diario que pasamos en el interior en diferentes espacios cerrados es aproximadamente de un 80%. Los estudios de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) han demostrado que la contaminación en el interior puede llegar a ser de 10 a 100 veces más elevado que en el exterior.

Los purificadores de aire, ayudan a reducir esa contaminación, logrando eliminar todo agente que dificulte una correcta respiración. Imprescindibles para las personas que sufren alergias, asma y/o sensibilidad química. También imprescindible para todos los demás, ya que ayuda a prevenir que la mala calidad del aire sea un factor contribuyente a enfermedades e infecciones respiratorias en el futuro.

Otra de sus utilidades es que elimina olores desagradables, dado que gran parte de ellos provienen de los elementos contaminantes presentes en el aire.

¿Qué tipos de purificadores existen?

Elegir entre los diversos tipos de purificadores de aire que existen hoy en el mercado puede ser llegar a ser complicado. Además de sus diversas formas, tamaños, colores,  etc., cada purificador de aire funciona con una tecnología diferente. Las más comunes en purificadores de aires son: Tecnología HEPA, Tecnología de carbón activo, Tecnología UV, Ionizadores y Generadores de ozono.

  • Tecnología HEPA: HEPA significa High Efficiency Particulate Air. Sus filtros están hechos de fibras muy finas dobladas en forma de acordeón a modo de laberinto. Capturan con este diseño al menos el 99,97% de todas las partículas mayores de 0,3 micras.  Atrapando virus, bacterias  y todo tipo de partículas en el aire, evitando que floten alrededor del ambiente. Esta acción se lleva a cabo mediante 3 mecanismos; intercepción, impacto, difusión. Este purificador de aire no genera ozono u otros subproductos dañinos para la salud.
    Como punto negativo, no elimina olores, gases o productos químicos.
  • Tecnología de Carbón activo: está fabricado con un tipo de carbón procesado para que sea extremadamente poroso, que por su mayor superficie retiene de manera eficaz las emisiones químicas, gases, humo de tabaco y olores. Una vez capturado estos contaminantes ya no se vuelven a liberar. Sin embargo, su eficiencia es menor en la eliminación de alérgenos y partículas en el aire. También, presentan limitaciones para eliminar los contaminantes que se encuentran a mayor distancia.
  • Tecnología UV: esta tecnología usa una lámpara UV que irradia a los microorganismos que pasan a través de ella, produciéndoles un daño genético o celular que los destruye. Su efectividad está condicionada a la potencia de la luz y tiempo de exposición a ella. Es un excelente método para eliminar bacterias o virus, sin embargo no eliminan las partículas contaminantes del aire, por ello la mayoría se usan en conjunto con un sistema de filtro de partículas siendo esta la etapa final de filtración.
  • Ionizadores:  usan inyecciones químicas que atraen magnéticamente partículas en el aire, cargándolas por atracción electrostática  y causando que se adhieran a otro elemento sólido del espacio. Se utilizan para dotar de frescura a la atmósfera y para reducir la acumulación de electricidad estática.  Aunque esta tecnología puede sonar muy avanzada, no resulta del todo fiable si actúa sola. Ya que cuando las partículas se han adherido a otra superficie sólida, tienen el peligro de soltarse y volver a circular por el aire.
  • Ozono: este tipo de purificador produce intencionalmente gas ozono (O₃), lo que lo convierte en una característica algo controvertida. Los estudios demuestran que pueden inhibir el crecimiento de ciertos agentes biológicos, pero a su vez es poco probable que limpien el aire a menos que las cantidades sean más altas que las permitidas en las normas en cuanto a salud pública. La excesiva exposición al ozono, en grandes cantidades, al ser un gas tóxico, puede ser contraproducente, pudiendo activar problemas pulmonares.

¿Qué otros factores importantes debes tener en cuenta?

Es necesario que tengas en cuenta el tipo de estancia en la que lo quieres utilizar, y los metros cuadrados que cubre el dispositivo que deseas adquirir.  Por otro lado, el ruido que emiten y si disponen de funciones como el de información de la calidad del aire.

¿Qué preocupaciones tienen lo consumidores?

Los aspectos que más preocupan son los gases peligrosos, el nivel de ruido, el consumo eléctrico, la frecuencia de sustitución del filtro y el atractivo visual.

Gases peligrosos: Como hemos comentado antes, aunque la alta concentración de ozono es peligrosa, la mayoría de los purificadores que emplean esta tecnología producen cantidades bajas.

  • Nivel de ruido: para la mayoría de los purificadores los niveles de ruido son bajos. Sobre todo si lo comparamos con muchos otros aparatos electrodomésticos. En todo caso, hay que tener en cuenta la cantidad de horas al día en funcionamiento, ya que una exposición diaria prolongada puede causar pérdidas de audición.
  • Consumo eléctrico: en el consumo eléctrico  interviene un factor muy importante; la potencia. Cuántos más metros cúbicos tengamos que cubrir, más potencia se necesitará. En caso de no contar con potencia suficiente, el purificador de aire tendría que operar por más tiempo, algo que afectaría al consumo directamente.  Elige el correcto aunque el coste inicial sea mayor, porque a largo plazo consumirás menos y ahorrarás más.
  • Frecuencia de sustitución del filtro:  existen filtros que se pueden limpiar a mano, con agua o con un aspirador, otros necesitan ser reemplazados cada mes o año. Todo depende de su fabricante. Es muy importante elegir un modelo que te avise, de este modo mantendrás óptima la calidad del aire y de tu aparato.
  • Facilidad de uso: hay aparatos con muchas funciones, incluso más de las que vas a utilizar. Intenta elegir un dispositivo con las funciones que creas que necesitas.
  • Atractivo visual: hoy en día ya no es un problema. Los purificadores tienen cada vez más un diseño más agradable a la vista. Prácticamente tienes un diseño para casa si todo tipo de gustos.

Conclusiones al usar un purificador de aire doméstico

En general las opiniones son positivas, no solo para personas alérgicas, también, por dar algún ejemplo, para trabajadores o estudiantes que pasan mucho tiempo en estancias cerradas.

Su efectividad y eficacia está más que comprobada, no solo por los diversos estudios científicos sino también por cientos de usuarios que lo avalan.

Si bien es cierto, siempre habrá opiniones desiguales y que la evaluación personal que se haga de un mismo producto pueda ser subjetiva e incluso opiniones basadas en una mala elección del purificador.

Sin duda, si lo ponemos todo en una balanza, merecen mucho la pena. Tenerlo, no te hará perder calidad de vida, todo lo contrario, ganarás y mucho.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0.00